plantillas-ortopedicas-granada-2

Tratamiento para el dolor en la planta del pie

Para el dolor en la planta del pie se puede recurrir a medicamentos antiinflamatorios, pero si el dolor no remite se requiere de técnicas más fuertes.
En algunos casos cuando de los antiinflamatorios no se obtiene el resultado esperado se puede aplicar una inyección de corticosteroides en la zona afectada. Es una inyección que se aplica directamente en la zona y a continuación se da una pequeña carga eléctrica para que penetre en la piel y el músculo y pueda hacer efecto.
También se puede recurrir a una terapia física de masajes, estiramientos y ondas de choque llevados a cavo por su fisioterapeuta. En este caso se realizan estiramientos que ayuden en la fascitis plantar y en el talón de Aquiles e incluso en muchos casos se recomiendan ejercicios que aumenten la fuerza de los músculos de la pierna de manera que sean más resistentes a la hora de caminar y hacer ejercicio.
Otro de los tratamientos consiste en el uso de plantillas, cuando lo que está mal es la pisada.
También se puede acudir a férulas nocturnasque lo que hacen es estirar la pantorrilla y el arco del pie de manera que no se mantenga flexionado. Así, se estira el talón de Aquiles y la zona plantar y ayuda a reducir el dolor por las mañanas.

Remedios naturales para curar la fascitis plantar
Algunos trucos son los siguientes:

    • Cuando hay dolor en la planta del pie es importante ir descalzo cuando estas en casa.
    • Puedes aplicar hielo para desinflamarlo si se encuentra hinchado. Pon los hielos en un paño y colócalo en la zona durante 20 minutos.
    • Es importante estirar la zona sobre todo cuando se va a realizar algún tipo de ejercicio.
    • También puedes preparar algún tipo de baño caliente para tus pies. Si no tienes una máquina de masajes para pies, coloca en un barreño un poco de agua tibia, la suficiente para que puedas sumergir tus pies. Añade un poco de sal gorda para crear un agua de suero natural. Después sumerge tus pies durante un rato, por lo menos 20 minutos. De esta forma el agua tibia ayudará a relajar la zona. Después saca uno de tus pies, sécalo suavemente y aplica algún tipo de crema dando un masaje. Haz lo mismo con el otro.
    • Actualmente hay sprays o cremas refrescantes que pueden ayudarte a relajar o destensar tus pies y la zona plantar aliviando el dolor.

Cómo prevenir el dolor en la planta del pie
Para prevenir la fascitis plantar lo más importante de todo es utilizar el calzado adecuado en todo momento y, como hemos dicho, no abusar de tacones ni de zapatos demasiado planos. Además es importante elegir uno especifico para cada actividad deportiva que se realice y siempre estirar antes y después de cada entrenamiento.
El sobrepeso puede favorecer el dolor de la planta del pie por lo que es recomendable mantener un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada.
Cuando el dolor proviene de problemas congénitos como una mala pisada es recomendable acudir al podólogo para que realice un estudio y poder elegir el tratamiento adecuado. Si te recomienda el uso de plantillas deberás usarlas siempre que puedas, puesto que en algunos zapatos como las sandalias en verano te será imposible. Pero utiliza las plantillas en todos los zapatos que puedas ya que será la mejor forma de aliviar el dolor. Haz revisiones periódicas y cuando la plantilla esté desgastada o haya perdido forma debes ir a que te hagan una nueva o el tratamiento no hará el mismo efecto.
Si tu trabajo requiere estar mucho tiempo de pie o por el contrario sentado es recomendable dar pequeños paseos cuando sea posible. De la misma manera que en el embarazo conviene hacerlo, pero también tener momentos de reposo con las piernas en alto.

EL CALZADO ADECUADO PARA PLANTILLAS ORTOPÉDICAS

Una vez que, para corregir algún problema podológico o aliviar las molestias que genera sobre el paciente, nuestro podólogo nos recomienda el uso de plantillas ortopédicas a medida, demoramos poco tiempo en descubrir que las mismas no calzan en todos nuestros zapatos, pero ¿cómo es este tipo de calzado?

El calzado para plantillas cuenta con una horma más ancha que los zapatos comunes, permitiendo insertar la plantilla ortopédica con total comodidad, lo que evita que la misma se deforme o dañe.
Otra de las características del calzado para plantillas es que cuenta con un soporte más alto, permitiendo así que el pie se ajuste bien en el zapato a pesar de que normalmente la plantilla proporciona mayor volumen en la planta.
El calzado para plantillas está ajustado para que la horma a medida no genere molestias en los pies. De esta forma nuestros zapatos no nos quedarán ajustados, lo que facilita en gran medida el uso de la plantilla.
Además el calzado para plantillas está realizado con materiales de calidad que favorecen la salud de nuestros pies, ayudando a evitar roces, molestias y durezas, y al mismo tiempo permitiendo que el pie respire de forma adecuada. Todo esto es ideal para aquellas personas que sufren de problemas podológicos, pues al tener pies delicados requieren de un tipo de calzado que sea cómodo y beneficioso.

MOTIVOS TíPICOS POR LOS QUE UNA PLANTILLA RESULTA REALMENTE EFECTIVA

El dolor en la planta de los pies suele aparecer más concretamente en la parte baja del talón o en la zona del metatarso justo antes de los dedos, aunque puede darse por todo el pie.El motivo es una excesiva tension en el arco del pie que lesiona las fibras. Puede aparecer repentinamente o lentamente y poco a poco ir aumentando su intensidad.
En el caso de la zona baja del talón suele ser provocado por una ruptura de los ligamentos debido a una presión excesiva. Esto hace que haya dolor y rigidez en la zona.
Las causas por las que aparece son:

  • Sobrepeso: un exceso de peso puede provocar que el pie este aguantando demasiado peso y duela la zona plantar.
  • El embarazo:soportar el peso de la tripa puede traer dolores en las plantas de los pies.
  • Un calzado inadecuado:si llevas tacones siempre deberías alternar entre tacones y zapatos planos para que el riesgo fluya correctamente y la planta del pie no sufra demasiado. Además, si realizas alguna actividad o deporte específico tienes que asegurarte de que el calzado es el adecuado para ello.
  • Pies planos o demasiado arco:estas personas sufren de más dolores en la zona puesto que su curvatura no es la adecuada y por ello la pisada no es correcta y el apoyo a la hora de caminar hace que les duelan los pies.
  • Largos períodos de pie.
  • Tendón de Aquiles tenso o inflamado:se conoce como tendinitis aquilea provoca dolor en la parte inferior del pie.
  • Correr por una zona con distintos tipos de superficie:si has estado haciendo deporte en una zona de montaña por ejemplo el terreno cambia de liso a pedregoso por momentos y los pies lo notan. Por esto también es importante el buen calzado en este tipo de actividades.
CategoryClínica, Consejos

Llámenos al        958 408 805