plantillas-ortopedicas-granada

Cualquier geometría que pongamos debajo de nuestros pies va a tener un efecto directo en nuestra forma de pisar y en nuestra salud. No existen “plantillas personalizadas neutras”. Todo lo que tiene una geometría va a generar un efecto en nuestra pisada: o positivo o negativo. Es habitual encontrarnos con pacientes que han llegado a la conclusión de que “las plantillas no son para mí” porque han tenido malas experiencias anteriores. Al igual que pasa con unas gafas graduadas, el funcionamiento correcto de las mismas dependerá de que nos hayan sido graduadas con la graduación correcta. Si yo necesito 2.4 dioptrías y se me han puesto 4, posiblemente pueda llegar también a la conclusión errónea de que “las gafas no son para mí”. También es importante dejar claro que no todo el mundo necesita unas plantillas personalizadas, pero es cierto que aquel que las necesita puede mejorar mucho su calidad de vida si las cosas se hacen bien.

En el efecto que vaya a tener la plantilla personalizada van a influir tres factores fundamentales:

1.-El estudio diagnóstico previo que se realiza
2.-La toma del molde del pie
3.-El material y tipo de fabricación de la plantilla

 

Estudio diagnóstico. ¿Quién y dónde debe realizarlo?
Esta es una parte fundamental del proceso, que va a depender a su vez de dos factores: el profesional que lo realiza y los medios tecnológicos con los que cuenta. El profesional más capacitado para realizar el estudio de la pisada es el podólogo, ya que cuenta con una formación específica para ello y con una acreditación a nivel legal para poder emitir diagnósticos y prescribir tratamientos para solucionar los problemas de la marcha. Es importante recordar que un técnico ortopeda (que es el profesional que presta la atención en una ortopedia),no está cualificado ni técnica ni legalmente para emitir un diagnóstico ni para prescribir una plantilla personalizada. La ortopedia sólo puede fabricar la plantilla bajo las instrucciones que le llegan en una receta. La plantilla sólo puede ser recetada (prescrita) por un traumatólogo o por un podólogo.

Una vez aclarado quién es el profesional cualificado para prescribir la plantilla es importante dejar claro que no todos los podólogos cuentan con el equipamiento técnico necesario para realizar una plantillas con éxito.

Antiguamente se exploraban los pies con la ayuda de un cristal con un espejo debajo (podoscopio), en el que el paciente se ponía de pie y la huella se reflejaba en el espejo. Hoy en día este instrumento sólo puede ser una pequeña parte del estudio biomecánico ya que estudiar el pie exclusivamente en posición estática (en parado) puede llevarnos a errores importantes, ya que habitualmente la posición que adopta el pie en movimiento no es la misma a la que adopta cuando está parado. Por ello a los podólogos se nos enseña a observar el pie en dinámica y ver de que manera se trasladan las cargas durante la marcha, para asi poder determinar los puntos flacos y corregirlos en la medida de lo posible.

¿Cómo saber cuándo es necesario utilizar plantillas ortopédicas?

Las plantillas ortopédicas son de gran ayuda para corregir o aliviar determinadas condiciones podológicas, con el fin de mejorar nuestra calidad de vida y permitirnos andar sin sentir molestias. Y es que los problemas podológicos no solo afectan nuestros pies, sino que también pueden tener su impacto en articulaciones como los tobillos, rodillas o cadera. Pero no siempre resulta sencillo saber si necesitas plantillas ortopédicas, por eso en Policlinica gama te damos algunas señales que pueden indicar que es momento de consultar a un podólogo.

    • Es muy importante tomar en cuenta que solo el personal sanitario especializado, tras una revisión detallada, puede indicarnos cuándo necesitamos usar plantillas ortopédicas. No es recomendable adquirir plantillas genéricas o usar las de otra persona para aliviar problemas o molestias, pues éstas son realizadas de forma personal para adaptarse a nuestro pie y corregir o aliviar los problemas que podamos tener.
    • Las plantillas ortopédicas sirven para equilibrar y distribuir la carga que deben soportar nuestros pies, que muchas veces debido a determinadas condiciones o hábitos se encuentra desequilibrada, ocasionando distintos problemas podológicos y articulares.
    • También ayudan a prevenir lesiones y mejorar las molestias que se puedan tener. Normalmente quienes sufren de pie plano, pie cavo,espolon calcaneo, lesiones en la planta o pie diabético, suelen necesitar plantillas ortopédicas para corregir, aliviar o reducir las lesiones y dolores.
    • Si estás experimentando molestias en los pies, cansancio exagerado al caminar, fatiga, dolor en las articulaciones, desgaste irregular en tus zapatos o cualquier otra condición podológicas, es conveniente visitar a un especialista, pues es muy posible que tras una revisión, tu problema pueda aliviarse con el uso de plantillas ortopédicas.
    • No hay que olvidar que para que las plantillas ortopédicas funcionen de forma efectiva debemos elegir los zapatos adecuados. Utilizar un zapato de horma ancha es muy recomendable, pues se trata de diseños que permiten la perfecta instalación de las mismas sin generar molestias o roces en los pies, de esta forma garantizamos resultados efectivos y beneficiosos.

 

¿Cuáles son los beneficios de utilizar plantillas personalizadas?
El uso de plantillas no debe asociarse únicamente a dolencias o anomalías en los pies, sino que son apropiadas para el uso cotidiano y garantizar así nuestra salud podal. Sin embargo, resulta fundamental que la plantilla se adapte perfectamente a cada pie porque nadie camina igual y ningún pie es igual a otro, de modo que lo apropiado es acudir al podólogo para que pueda aconsejarnos qué tipo de plantilla es la más adecuada en nuestro caso. Por ello, en Policlínica GAMA, situada en Peligros, Granada, queremos explicarte cuáles son los beneficios de las plantillas personalizadas.

  • En primer lugar, es imprescindible destacar que las plantillas personalizadas (en contraposición de las estandarizadas) permiten corregir las afecciones podales de cada persona o prevenir que estas se produzcan. Y es que el hecho de elaborarse de forma individualizada permite adaptarse a las necesidades específicas de cada individuo, como son el tipo de pisada y las condiciones concretas del tipo: pies planos, pie cavo, juanetes, callosidades, etc.
  • Así pues, uno de los beneficios de las plantillas personalizas más destacables es el hecho de que permiten la mejora y corrección de la postura que deberá mantenerse erguida y lo más natural posible. Por ello, resulta fundamental realizar un estudio biomecánico del pie que ayude a determinar si eres pronador o supinador para así contrarrestar la pisada cuándo sea necesario.
  • A la vez, este tipo de plantillas podales resultan apropiadas para aliviar o prevenir lesiones y dolencias de otras partes del cuerpo, especialmente de las articulaciones como las rodillas, los tobillos, la cadera o de la espalda. Y es que estaremos garantizando que el movimiento articular sea el apropiado y evitaremos el deterioro de las mismas.
  • Por otro lado, además de estar diseñadas a medida, la personalización de plantillas permite que estas sean fabricadas con los materiales más apropiado para cada persona. Así pues, siempre se deberá usar material de calidad, aunque puede variar para tratar determinadas afecciones o ser reemplazado en caso de hipersensibilidad en la piel.
  • De este modo, siempre deberá ser un podólogo quien determine qué tipo de plantilla es la más adecuada para cada paciente, después de haber examinado y obtenido el diagnóstico justo.
CategoryClínica, Consejos

Llámenos al        958 408 805