fisioterapia-jesus-gamarra

Hola!, en este post os voy a escribir sobre una serie de consejos que me han parecido muy interesantes y muy a tener en cuenta en la temporada de nieve que nos permitirán disfrutar de los deportes de invierno al máximo y por tanto evitar lesiones que nos puedan mantener alejados de las pistas durante la temporada.
Tanto si entrenamos regularmente aunque sea en otros deportes como si no realizamos o hacemos eventualmente ejercicio físico, debemos de tener en cuenta los siguientes aspectos:
– En la nieve, la mayoría de las veces no nos damos cuenta que estamos haciendo un esfuerzo intenso y prolongado, y combinado con el clima de frío, nos olvidamos de que debemos hacer como en cualquier otro deporte, mantener una correcta hidratación. La ropa, al ser de abrigo para evitar el frío nos hace sudar más en momentos en los que aumentamos el esfuerzo por lo que es importantísimo HIDRATARSE BIEN antes de subir a las pistas y durante mediante agua o bebidas isotónicas que ayudan a mantener unos correctos niveles de hidratación y evitar ciertas lesiones asociadas a una posible deshidratación.
EJERCICIOS DE CALENTAMIENTO. Debemos calentar ya que el clima es frío y nuestros músculos y articulaciones deben de tener una temperatura óptima para el desarrollo de la actividad física que vayamos a realizar. Por ejemplo, en cuanto bajemos del telesilla podemos realizar pequeños movimientos con las caderas, las rodillas (sentadillas), realizar movimientos del tren superior y el tronco, etc. ya que en estos deportes trabaja todo el cuerpo y cualquier giro o caída inesperada requieren de una buena respuesta muscular. Lo ideal, además de los ejercicios anteriormente dichos, sería comenzar un primer descenso haciendo giros suaves e ir movilizando e ir poco a poco aumentando la intensidad una vez que sintamos que ya hemos entrado en calor.
– Como en otras prácticas deportivas, al terminar, ¡debemos hacer los estiramientos! De todos los grupos musculares mientras aún estamos en caliente o bien aprovechar el momento de la ducha. Aunque acabemos tan cansados que queramos ir a comer, ducharnos, y descansar para el día siguiente…después del cualquier ejercicio físico intenso hay que ESTIRAR. Es importante saber que gracias a los estiramientos notaremos cada vez menos esa rigidez que nos acompaña desde el primer día, y que en muchas ocasiones es la responsable de graves lesiones musculares.
ELEGIR CORRECTAMENTE LOS ALIMENTOS. La mayoría de las ocasiones vamos a la nieve con amigos o familia, y durante las horas de esquí no tomamos nada o si lo hacemos, suelen ser bebidas carbonatadas, o cerveza.
Al igual que en el día a día es de vital importancia el desayuno, en la montaña lo es más. Pensamos que 4 croissants antes de esquiar pueden hacernos tener mucha energía pero debemos intentar que el desayuno tenga todos los nutrientes, por ejemplo cereales y fruta, y después durante la jornada, tomar una barrita energética o un sándwich, nos mantendrá con la energía necesaria hasta la hora del almuerzo o de la cena.
SENTIDO COMÚN. Queda claro que Ir “como un loco” por las pistas donde hay niños o gente de iniciación o irse por fuera de pistas cuando no tenemos un control suficiente puede jugarnos malas pasadas y el riesgo de padecer una lesión o accidente grave. Debemos ser conscientes también de que hay que utilizar un buen equipo, abrocharse bien las botas, utilizar gafas adecuadas para cada situación (ventisca o sol) y protegernos correctamente del sol y del frío con un buen protector labial.
Por último…Espero que hayan sido de vuestro interés estos consejos. ¡A disfrutar de la montaña!

Juan Jesus Gamarra

Fisioterapeuta

CategoryClínica, Consejos

Llámenos al        958 408 805