sindrome-postvacacional-gama

¿Síndrome Post-Vacacional en niños?

El Síndrome Post-Vacacional es definido como el conjunto de síntomas como la ansiedad y la depresión, que surgen cuando una persona tiene que volver a adaptarse a la rutina laboral tras estar de vacaciones.

Lo que parece afectar sólo a los adultos con la reincorporación al trabajo tras un periodo de vacaciones, no es del todo cierto, puesto no nos podemos olvidar de que los niños tienen una carga bastante pesada también sobre su espalda llena de obligaciones, responsabilidades y de la misma rutina en la que todos vivimos organizada con los mismos hábitos y horarios día tras día.

Es por ello, que cuando llegan esas ansiadas vacaciones todos las vivimos con la misma intensidad y tranquilidad, tanto adultos como niños. Nos desentendemos del reloj, los hábitos en cuanto a comidas y sueño cambian, nos olvidamos rápidamente de las obligaciones tan estrictamente del día a día, y todo esto, nos afecta de manera drástica a la vuelta a la normalidad.

La incorporación a la rutina puede suponer un estado de estrés y frustración ante los cambios de horario, el aumento de las obligaciones, la ausencia de los periodos de tranquilidad y el cambio del estilo de vida.

Es por ello que durante el periodo de vacaciones debemos tener en cuenta los siguientes consejos para evita que nuestros hijos puedan sufrir este Síndrome Post-Vacacional:

• Determinar un horario mínimo diario en el que continúen o adelanten trabajo del colegio.

• Fijar un horario más flexible de comidas y sueño, sin dejarlo al libre alvedrio.

• Incentivar la ayuda en las tareas de casa con recompensa de tiempo para el ocio.

• Iniciar nuevos hábitos de ocio en familia.

• Preorganizar los preparativos para la vuelta al cole: ropa, libros, trabajos pendientes, con 3 o 4 días de antelación.

Estas son algunas pautas que, como padres podremos seguir para evitar el Síndrome Post vacacional, pero si ya ha llegado la vuelta a la rutina y nuestros hijos ya están sumergido en una gran frustración y estrés, lo mejor es darles un poco de tiempo y espacio para que se vayan readaptando a su día a día sin someterles a presión ni a mucho agobio.

 

<<Sé fuerte porque las cosas van a mejorar. Puede que hoy sea tormentoso, pero nunca llueve para siempre>>

Mirella Jiménez

CategoryClínica, Consejos

Llámenos al        958 408 805